Archivos de la categoría ‘DE MÚSICO POETA Y LOCO’

POR GUADALUPE CARO

 

Una de las fuentes primarias más importantes que se tienen para encontrar huellas de nuestro patrimonio musical es la prensa periódica, tanto las revistas como los periódicos. Durante la segunda mitad del siglo XIX surgieron muchas revistas femeninas, esto es, revistas que específicamente en sus títulos designaban al público lector, en este caso, a las mujeres. Así se tienen títulos variados como: el Semanario de las Señoritas Mejicanas, el Panorama de las señoritas, el Presente amistoso dedicado a las señoritas mexicanas, la Semana de las Señoritas Mejicanas, entre otras.  Los contenidos de estas publicaciones eran variados, al igual que sus objetivos, pero de manera global, se puede decir que la mayoría de estas publicaciones tenían como misión la educación de la mujer. Entre las materias que constantemente aparecen en los contenidos de tales publicaciones se encuentra la de la música. Ahora bien, en varias de estas revistas femeninas es posible encontrar partituras, generalmente impresas en una hoja completa. Cabe mencionar que estas composiciones musicales tienen nombres y apellidos femeninos.

 

semanario

Es en el Semanario de las Señoritas Mejicanas Tomo II, se encuentra una composición, de la autoría de Margarita Hernández, cuyo título “Valse á la memoria de los desgraciados días del 15 de julio de 1840” está directamente relacionado con un acontecimiento importante acaecido justamente en esa fecha.[1]  Pero, ¿cuáles fueron esos desgraciados días?; para responder a tal interrogante podemos recurrir a la voz de Madame Calderón de la Barca quien durante su corta estancia en nuestro país elaboró una serie de cartas donde describe, entre otras cosas, su acontecer diario. [2]  Madame escribe el 15 de julio de 1840:

“REVOLUCIÓN en México; o Pronunciamiento, como le llaman. La tempestad que durante algún tiempo ha venido fraguándose, acaba de estallar (…) Ha comenzado el tiroteo! (…) todo el tiroteo se dirige contra Palacio. Todas las calles próximas a la plaza están llenas de cañones.”[3]

 

La descripción de Madame se refiera al Pronunciamiento del 15 de julio de 1840 de la Ciudad de México, encabezado por José Urrea y Valentín Gómez Farías en contra del régimen federal. Así pues, la mañana del 15 de julio de 1840 la población de la capital se despertó con la noticia del movimiento armado descrito por Madame. Después de un periodo de cárcel y de ser liberado por un grupo de soldados, Urrea se colocó a la cabeza del ejército mientras que, una vez encarcelado el otrora presidente Anastasio Bustamante, se instaló a Gómez Farías al frente del gobierno. Entre otras cosas, el Pronunciamiento se gestó a partir del creciente descontente contra el régimen centralista que se percibió concentrado en la figura del presidente Bustamante, cuyo gobierno comenzó la aplicación de una política impositiva que pretendía la obtención de mayores ingresos para el gobierno. Se sabe que dicha política consistía en el aumento de los gravámenes y tal disposición molestó principalmente a la esfera dominante.[4] Cabe mencionar que entre los protagonistas que tomaron parte en tal evento bélico se encontraba una buena parte del ejército, una buena parte de la población civil, a quien se instó a tomar las armas, y por supuesto, la esfera dominante.

            En el recuento que hace Madame Calderón de la Barca menciona que hubo tiroteo desde el día 15 hasta el día 26. El Pronunciamiento, como tal, concluyo el día 27.[5] Al escuchar el Vals de Margarita Hernández es posible notar ciertos elementos que podrían evocar este intenso tiroteo que menciona Madame. Por ejemplo, existe una sección donde Margarita juega con el ir y venir de los efectos en la intensidad del sonido, entre forte (fuerte) y piano (quedito), causando así una especie de tensión en la música que podría corresponder a estos momentos de actividad bélica.[6] Resulta difícil determinar si esta composición musical fue comisionada o pedida a Margarita, sin embargo, resulta evidente que hubo una intención de recordar tales hechos, es decir, esos “desgraciados días”.


[1] Margarita Hernández, “Valse á la memoria de los desgraciados días del 15 de julio de 1840”, Semanario de las Señoritas Mejicanas Tomo II, México: Vicente García Torres impr., 1841. [plegado después de la p. 368.]

[2] Francisca Erskine Inglis de Calderón de la Barca, Frances Calderón de la Barca, Marquesa de Calderón de la Barca.

[3] Madame Calderón de la Barca, La vida en México durante una residencia de dos años en ese país, México: “Sepan Cuantos”, núm. 74, Editorial Porrúa, 2006.

[4] Barbara Tenenbaum, México en la época de los agiotistas, 1821-1857, México: FCE, 1985, p. 81 y ss.

[5] Madame Calderón de la Barca, op. cit., p. 199-122.

[6] Tales efectos de intensidad son determinados como efectos dinámicos.

 

Consulta las notas y la bibliografía aquí